28 Junio, 2017  
http://catedradiversificacion.unizar.es
.:Noticias
Miércoles, 10 Octubre 2007
La diversificación empresarial, un riesgo a controlar.
"Cuantas veces nos preguntamos, ¿Cómo es posible que esa o tal empresa, con el producto o servicio tan reconocido y de tanto consumo, tenga problemas económicos?. La respuesta en muchos casos a esta pregunta, es la diversificación no calculada o incontrolada..."
Esta causa viene determinada por la bonanza del negocio base, y la ausencia de un buen refranero cerca del empresario, recordándole “Zapatero a tus zapatos”, ya que no recuerda lo mucho que le ha costado subir la empresa, y solo ve que el enriquecimiento rápido en el mundo de la construcción por ejemplo, es la solución a todo, queriendo ser como fulano o mengano, que ha hecho fortuna en poco mas de dos años, y representa el estereotipo social admirado por la falsa clase dirigente.
Hemos de recordar que para garantizarnos una buena diversificación, lo primero que debemos de conseguir es que no afecte ni a corto, ni a medio y por supuesto ni a largo plazo, a la empresa que nos está permitiendo pensar en invertir en otras líneas de negocio. Este razonamiento viene determinado por el principio básico, de que todos los sectores están expuestos a efectos colaterales, en función de los parámetros y situaciones internacionales, y que dichos efectos producen recesos económicos de inesperados resultados, que obligan a muchas empresas a utilizar todos sus recursos, inclusive los económicos externos para salvar una situación de crisis sectorial inesperada. Es en estos casos, es cuando un empresario se lamenta de tener bloqueados sus recursos en otras inversiones, que hasta el momento no le han producido ningún beneficio, salvo el hipotético especulativo.
No queremos ni pensar, si coincidiera una situación de incertidumbre en los dos sectores donde el empresario tiene intereses, tanto los históricos como los de nueva diversificación, aunque si podemos vaticinar un probable “Crack” de toda su estructura empresarial, que de buen seguro afectaría a su economía personal y familiar, dando al traste con toda una vida de sacrificio y trabajo. En consecuencia finalizo recordando a los empresarios, otra frase milenaria sin pecar de insolidario con las reivindicaciones de la mujer, que dice “Tras un hombre de éxito, siempre hay una gran mujer”, y me permito variarlo susceptiblemente en “Tras un empresario o empresaria de éxito, siempre hay unos buenos asesores”.
<< Volver a noticias
http://catedradiversificacion.unizar.es